Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Caminando La Mañana

9:00 am 11:59 am

Background

El sábalo está desapareciendo del río Pilcomayo en Bolivia

Escrito por el 12 de junio de 2023

Las autoridades están evaluando la suspensión de la pesca comercial por tres años

El sábalo está desapareciendo del río Pilcomayo en Bolivia
PILCOMAYO. Esta zona, en Villa Montes, solía estar repleta de pescadores en esta época del año.

La pesca indiscriminada, las obras de canalización en Paraguay y Argentina, la minería en la cuenca alta y la disminución de las lluvias están provocando la desaparición del sábalo, la especie pesquera más importante del río Pilcomayo en Bolivia.

Este elemento hidrobiológico es un recurso fundamental en la economía de cerca de 10.000 familias de los pueblos Guaraní, Tapiete  y Weehnayek, que viven a lo largo de la cuenca del Pilcomayo.

La pesca comercial se realiza normalmente entre mayo y agosto, e incluso hubo años que se extendía hasta septiembre, lo que permitiría a los originarios hacer un buen presupuesto económico para sobrevivir el resto del año.

Pero no solo los indígenas aprovechan este recurso. En el último tiempo se instalaron otros pueblos que en las riberas del Pilcomayo se dedican a capturar sábalos para su comercialización.

PRIMERAS SEÑALES

De acuerdo con datos de la División de Peces del Museo Nacional de Historia Natural de Bolivia, las primeras señales de la reducción de este pez viajero datan del año 2010.

Son varias las causas que han llevado a la disminución de esta especie y casi todas fueron provocadas por la mano del hombre, como la pesca indiscriminada, la canalización del río Pilcomayo en Paraguay y Argentina y la minería en la cuenca alta de Bolivia.

“En el territorio paraguayo y argentino han hecho obras civiles, han desviado aguas de su cauce natural, lo cual también afecta”, dice a CORREO DEL SUR el director de la Unidad de Biodiversidad, Conservación y Desarrollo de la Fauna (Codefauna) de la Gobernación de Tarija, Evelio Tellez Padilla.

A todo esto se debe sumar un factor climatológico: la disminución de las lluvias. “Este año, en esta época, tenemos un bajo caudal del Pilcomayo; estamos hablando como si estuviéramos en agosto, septiembre. Imagínese, ¿qué va a pasar cuando lleguemos a esos meses?”, cuestiona el técnico.

Para evitar la depredación del sábalo y permitir su reproducción y subsistencia, la Gobernación tarijeña activa cada año la “veda de pesca”, que es una herramienta de manejo que restringe la captura de una o más especies durante un tiempo o espacio determinado.

Este año la veda fue levantada el 16 de mayo, pero tres semanas después las concesiones pesqueras ya empezaban a retirar sus campamentos donde reciben a los transportistas que llevan el producto a los mercados.

“Lamentablemente este año ha sido muy triste, es triste la situación en estos momentos: no hay actividad pesquera, no hay movimiento económico, no hay transportistas… el río está (en) silencio”, comenta Tellez.

El funcionario señala también que, en una reciente visita, pudo apreciar la reducción del caudal de agua en la parte baja del Pilcomayo, lo que dificulta la llegada de cardúmenes que suben a la cuenca alta (en Bolivia) a reproducirse.

“ESTÁ DESAPARECIENDO”

Según Tellez, al no haber una migración del sábalo desde Argentina y Paraguay hacia Bolivia, esta especie simplemente “desaparece del río Pilcomayo”.

“Si hay, son algunos (peces) residentes que se han quedado en pozas y ‘madrejones’ (arroyos donde se junta agua de lluvia), que no cumplen la talla ni el peso mínimo de 35 centímetros para su pesca y comercialización. Los que ahora hay son pequeños de 15, 20 o 25 cm, no son aptos y están prohibidos de salir al mercado”, explica a este periódico.

Esta realidad impide seguir con la pesca para fines comerciales, por lo que tanto concesionarios como transportistas tuvieron que dejar la actividad. “No existe migración (de peces), es lamentablemente lo que está pasando, nunca se ha visto eso. No hay sábalo ni en la parte baja ni en la parte intermedia ni en la parte alta de la cuenca”, insiste el servidor público.

¿TRES AÑOS SIN PESCA?

La preocupación ahora es tan grande que empiezan a cobrar fuerza los pronunciamientos a favor de una veda de pesca más prolongada para la recuperación y el repoblamiento del sábalo.

Así lo hicieron saber desde el Sistema de Alerta Pilcomayo, que plantea una pausa de al menos dos años, y desde la propia Gobernación de Tarija, de tres años.

“Ya lo han dicho biólogos: no hay otro remedio que el río Pilcomayo entre en una pausa pesquera de comercialización. Desde el punto de vista técnico, la veda debería ser, mínimo, de tres años, para que garanticemos el ciclo reproductivo en aguas tranquilas”, sentencia Tellez.

CHUQUISACA

La problemática del sábalo afecta también a comunidades de la ribera del Pilcomayo en la parte de Chuquisaca, donde recurren a la pesca para el sustento familiar.

Cifras en picada

Jaime Sarmiento, investigador de la División de Peces del Museo Nacional de Historia Natural de Bolivia, reveló hace un tiempo que en la década de los 80 se pescaba entre 2.000 y 2.500 toneladas de sábalos al año. Para 2018 la reducción fue de alrededor de 500 toneladas, según se informó en ese entonces desde el Centro de Estudios Regionales de Tarija (Cerdet).

Cinco años después, entre mayo y junio de 2023, “deben ser unas 3 a 4 toneladas que ha entrado de sábalo y nada más”, compara para CORREO DEL SUR el director de la Unidad de Biodiversidad, Conservación y Desarrollo de la Fauna (Codefauna) de la Gobernación de Tarija, Evelio Tellez Padilla.

En temporadas normales la actividad pesquera movía, según economistas citados por Tellez, 500 millones de bolivianos. “Ahora creo que no hemos llegado ni al millón”, añade él.

MÁS DATOS

Antes, salían camiones con 5.000 o 6.000 pescados; ahora, solo llevan entre 300 y 400. Los que iban a La Paz sacaban entre 15.000 y 20.000 sábalos; ahora, van con 1.500.

Además, cada transportista hacía hasta diez viajes en temporada de pesca. Este año, hay quienes han podido realizar apenas un solo viaje y otros, ni siquiera eso.

“Del 100% que se pescaba antes, esta vez ni siquiera han llegado al 5 o 6 por ciento de la pesca”, resume Tellez.

El responsable del Sistema de Alerta Pilcomayo, Luis María de la Cruz, dijo a El Deber que la veda debe ser de dos años.

Gobernador: No más “decisiones políticas”

El gobernador de Tarija, Oscar Montes, anunció en mayo que este iba a ser el último año que emita una resolución departamental para levantar la veda y aprovechamiento pesquero.

“Yo espero que esta sea la última vez que un gobernador tenga que firmar una resolución de este tipo. Voy a pedir al Codefauna Departamental y al Codefauna Regional del Chaco que puedan elaborar un proyecto de ley, de manera que esta no sea nunca más una decisión de un político, esta decisión tiene que ser de un técnico”, afirmó, citado en un boletín de prensa.

Montes reconoció que se presentaron problemas. Por ejemplo, por presiones sociales se firmó la resolución sin cuidar los aspectos técnicos, que son muy importantes y delicados; de lo contrario, existe el riesgo de que el sábalo se acabe en el río Pilcomayo.

“A veces por presiones levantamos la veda y lo que hacemos es comernos a los (peces) punteros, que son los que vienen a desovar. Son esos peces que vienen por delante y nos garantizan la sobrevivencia de la especie, pero los primeros que llegan los atrapamos y no los dejamos desovar; lo que estamos haciendo (de esta manera) es contribuir a la extinción de la especie”, alertó el Gobernador tarijeño.

(Fuente: Correo del Sur)


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Abrir chat
Hola 👋 gracias por visitar nuestro sitio web,
En que podemos ayudarte?