Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Musica Variada

8:00 pm 8:59 pm

Background

La verdadera gravedad y problema de salud pública de la infección por el virus SARSCoV-2 está en las secuelas en diversos órganos que se observan frecuentemente por más de 2 años posteriores a la infección

Escrito por el 5 de septiembre de 2023

La verdadera gravedad y problema de salud pública de la infección por el virus SARSCoV-2 está en las secuelas  en diversos órganos que se observan frecuentemente por más de 2 años posteriores a la infección

Las vacunas contra Covid-19, se ha demostrado en estudios más recientes, que NO previenen la reinfección ni la diseminación del virus , eficazmente. De igual modo, existe controversia en cuánto al grado de disminución de la mortalidad que proporcionan las mRNA vacunas contra el Covid-19. Afortunadamente, al dia de hoy sabemos que SARSCoV-2 y sus variantes aunque altamente contagiosas causan muy baja mortalidad.

Así pues, tenemos la Tasa de mortalidad actual por COVID por edades:

20-29 0.002%

30-39 0.011%

50-59 0.123%

Esto muestra que la infección aguda por el SARSCoV-2 no es en sí un problema grave de salud pública. Lo que sí ha sido muy grave es la histeria colectiva generada por las autoridades de salud

Todo esto tomado en su conjunto, hace que uno se cuestione cuál es el verdadero problema de salud pública de la infección por el virus SARSCoV-2 y sus variantes?

Muy recientemente, han sido publicados dos excelentes trabajos con información altamente necesaria en el estudio de la infección por SARSCoV-2 y sus variantes. Ambas en su conjunto esclarece sin lugar  a dudas las verdaderas consecuencias de la infección por SARSCoV-2. A continuación revisamos ambos formidables y esclarecedores trabajos

Aún no estába claro si, y en qué horizonte temporal, el riesgo de secuelas postagudas del SARS-CoV-2 se atenúa y deja de ser significativo. Aún no estaba disponible una evaluación integral de los riesgos y la carga de las secuelas postagudas de COVID-19 (PASC) en los entornos de atención de la infección aguda en los 2 años posteriores a la infección. Abordar esta brecha de conocimiento profundizaría nuestra comprensión de las trayectorias de salud postaguda y a largo plazo de las personas que tuvieron infección por SARS-CoV-2 e informará las estrategias de atención posteriores a la COVID.

En el excelente estudio de Bowe y colaboradores (  Bowe, B., Xie, Y. & Al-Aly, Z. Postacute sequelae of COVID-19 at 2 years. Nat Med (2023). https://doi.org/10.1038/s41591-023-02521-2), utilizaron las bases de datos nacionales de atención médica del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) de EE. UU para crear una cohorte en el que participaron 138.818 personas con COVID-19 y 5.985.227 personas sin infección conocida por SARS-CoV-2, estimaron los riesgos de muerte postaguda, hospitalization y una gama completa de 80 secuelas preespecificadas durante cinco períodos de tiempo preespecificados y de forma acumulativa a los 2 años .

Los hallazgos muestran que entre las personas que no estuvieron hospitalizadas durante la fase aguda de la infección por SARS-CoV-2 (este grupo representa la mayoría de las personas con COVID-19), el riesgo de muerte deja de ser estadísticamente significativo a los 6 meses (posible rango de horizonte de riesgo : 3 a 12 meses) después de la infección y el riesgo de hospitalización permanece elevado hasta 19 meses (12 a 24 meses) después de la infección. Los riesgos tanto de muerte como de hospitalización se mantuvieron elevados de manera estadísticamente significativa durante los 2 años de seguimiento en aquellos que habían sido hospitalizados durante la fase aguda de la infección por SARS-CoV-2. A los 2 años, los riesgos permanecían elevados para el 31% y el 65% de las secuelas en individuos no hospitalizados y hospitalizados, respectivamente.

En total, 2 años después de la infección por SARS-CoV-2, PASC contribuyó con 80,4 AVAD por cada 1.000 personas entre los no hospitalizados y 642,8 AVAD por cada 1.000 personas entre los hospitalizados. Si bien la mayoría de los AVAD provinieron del primer año después de la infección, una proporción considerable (25,3% en los no hospitalizados y 21,3% en los hospitalizados) fue del segundo año.

En general, los hallazgos muestran que si bien los riesgos de muchas (pero no todas) secuelas postagudas disminuyen y se vuelven no estadísticamente significativos con el tiempo, la disminución es menos pronunciada entre aquellos que fueron hospitalizados en la fase aguda de la infección. Los hallazgos resaltan la importante carga acumulativa de pérdida de salud debido a PASC y llaman a prestar atención a las necesidades de atención de las personas con efectos en la salud a largo plazo debido al SARS-CoV-2.

El impresionante trabajo de Bowe y colegas aporta información  extremadamente útil y necesaria y demuestra sin duda alguna que la verdadera consecuencia de la infección por SARSCoV-2 y sus variantes sobre la salud pública mundial NO ES el cuadro respiratorio de la infección aguda ( como se elucubró a diestra y siniestra), SINÓ QUE SON LAS COMPLICACIONES TARDÍAS causadas por la infección aguda leve,moderada o grave del virus SARSCoV-2. Los mecanismos fisiopatológicos de las complicaciones tardías y sugerencias racionales para su tratamiento están siendo determinadas, uno de ellos muy respaldado  es el de una vasculitis trombótica inducida  por la proteína SPIKE del SARSCoV-2 y sus variantes. En este punto vale la pena indicar que las vacunas basadas en plataformas de mRNA (Pfizer y Moderna) han causado una pléyade de reacciones adversas en los vacunados muy similares a las descritas por Bowe y colegas y por lo tanto, hemos postulado que dichas reacciones adversas serias de las vacunas mRNA son primordialmente debidas a una vasculitis trombótica inducida por la persistente y generalizada expresión de la proteína SPIKE codificada por las vacunas mRNA ( ver en  detalle en Palacios-Castrillo R (2023) Long COVID and Serious Side Reactions to mRNA- Based Vaccines (VSITV) are Mainly Spike Protein-Induced Thrombotic Vasculitis. J Infect Dis Ther S4:003).

Otro estudio muy importante recientemente publicado es el de Noé y colaboradores (Front. Immunol., 25 August 2023Sec. Vaccines and Molecular Therapeutics Volume 14 – 2023 | https://doi.org/10.3389/fimmu.2023.1242380). Los principales hallazgos de este estudio en niños son que: (i) la vacunación con vacuna Pfizer altera las respuestas de citocinas bacterianas y virales heterólogas 28 y 182 días después del calendario de vacunación primaria, en comparación con la prevacunación; (ii) el efecto de la vacunación Pfizer sobre la inmunidad heteróloga persiste para los estimulantes virales pero no para los bacterianos; y (iii) no existe correlación entre los efectos inmunológicos heterólogos y las respuestas de IgG específicas de la vacuna a la proteína spike codificada por la vacuna mRNA de Pfizer. El estudio proporciona información única sobre los efectos heterólogos de la vacunación COVID-19 en una población pediátrica.

El estudio demuestra que, en niños, la vacunación con mRNA Pfizer  disminuye las respuestas inflamatorias de las citoquinas (IFN-γ, MCP-1, IL-6, IL-8 e IL-15) a la reestimulación bacteriana, fúngica y viral heteróloga. Un  estudio en 16 trabajadores sanitarios adultos informó efectos heterólogos de la misma vacuna basada en mRNA (Pfizer) utilizada en nuestro estudio (Föhse FK, Geckin B, Overheul GJ, van de Maat J, Kilic G, Bulut O, et al. The BNT162b2 mRNA vaccine against SARS-CoV-2 reprograms both adaptive and innate immune responses. medRxiv (2021). doi: 10.1101/2021.05.03.21256520). El estudio en adultos encontró disminuciones en la producción de IFN-γ e IL-6 después de la estimulación con estimulantes heterólogos de origen bacteriano y viral y aumentos en la producción de citocinas inflamatorias después de la estimulación con C. albicans , confirmando los  hallazgos de Noé y colaboradores realizado con niños.

Muy interesante , Murphy et al. mostró que  la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 ( vacuna que contiene virus inactivado en una plataforma de adenovirus) de 10 voluntarios adultos se asoció con una mayor producción de IL-6, MCP-1 e IFN-γ después de la estimulación con TLR (LPS o Pam3Csk4) y micobacterias (M. tuberculosis) (Murphy DM, Cox DJ, Connolly SA, Breen EP, Brugman AA, Phelan JJ, et al. Trained immunity is induced in humans after immunization with an adenoviral vector COVID-19 vaccine. J Clin Invest (2023) 133(2). doi: 10.1172/JCI162581). Esto demuestra que la disminución en las respuestas inmunes y la disminución de la producción de citocinas a agentes heterólogos son únicamente causadas por la vacunas con plataformas mRNA.

La vacunación con Covid  mRNA  en ratones y humanos dio como resultado respuestas inmunes innatas mejoradas, incluidas concentraciones plasmáticas mejoradas de IFN-γ después de la segunda vacunación en respuesta al SARSCoV-2. La vía de señalización RIG-I/MDA5-IFNAR1 es esencial para la producción de IFN-γ y otras citoquinas (como IL-6, IFN-α, MCP-1 y MIP-1β), y para la activación celular innata y adaptativa después de la vacuna BNT162b2. en ratones . La activación de esta vía produce una interferencia entre el receptor citosólico tipo RIG-I y la señalización del receptor tipo Toll unido a la membrana , y una mayor susceptibilidad a enfermedades respiratorias en coinfecciones virales y bacterianas . Un posible mecanismo para la disminución de las respuestas de citoquinas heterólogas después de la vacunación con vacunas mRNA observada en el estudio  de Noé y colaboradores ,es la interferencia de la vía RIG-I/MDA5-IFNAR1 inducida por la vacuna mRNA en las respuestas mediadas por receptores de reconocimiento de patrones a ligandos heterólogos. Se ha demostrado que las vacunas basadas en mRNA de COVID-19 modulan los perfiles transcripcionales en células inmunes innatas, generando una mezcla única de células mieloides , células que se han asociado con una mayor resistencia contra virus heterólogos. Los resultados de Noé y colegas  se suman a la evidencia en evolución de que la vacunación con mRNA del SARS-CoV-2 reprograma las respuestas inmunes tanto adaptativas como innatas.

La  evidencia de asociaciones temporales entre la vacunación con mRNA Covid (Pfizer) y efectos heterólogos alterados. La hipótesis  de Noé y colegas es que otra forma de demostrar esta asociación podría ser mostrando una relación de “dosis-respuesta” entre la vacunación con mRNA Covid Pfizer y los efectos heterólogos alterados. Este fue el motivo detrás de la realización de los análisis de correlación entre el título de anticuerpos IgG anti-RBD y la respuesta de citoquinas de estimulación heteróloga. No hubo una correlación consistente entre el título de anticuerpos IgG anti-RBD inducido por la vacunación covid mRNA  y las respuestas de citoquinas. Esto puede sugerir que los mecanismos que impulsan estas respuestas pueden no estar directamente interconectados.

Los resultados de Noé y colaboradores  sugieren que la vacunación con vacunas mRNA Covid  alteran la respuesta inmune a otros patógenos, que causan enfermedades tanto prevenibles con vacunas como no prevenibles con vacunas . Esto es particularmente relevante en los niños, ya que: tienen una exposición extensa a microbios en la guardería, la escuela y ocasiones sociales;  y a menudo se encuentran con estos microbios por primera vez. En este sentido, antes de administrar  vacunas mRNA Covid conjuntamente con otras vacunas como la de contra la Influenza ( que se promociona en la actualidad) se deben realizar estudios sobre los efectos clínicos de los efectos heterólogos relacionados con la vacuna mRNA COVID-19 en niños.

En síntesis las vacunas contra Covid basadas en plataformas de mRNA disminuyen las respuestas inmunes innatas y adaptativas a agentes heterólogos frecuentemente presente en el medio ambiente. Dada la ínfima mortalidad del virus SARSCoV-2 y sus variantes en los niños y los efectos secundarios adversos potencialmente de las vacunas basadas en mRNA, NO hay un argumento razonable para continuar vacunando a los niños con vacunas que usan plataformas de mRNA.

Dentro de las acciones primordiales  derivadas de los hallazgos del  tremendo estudio de Bowe y colaboradores, es  destacar la importancia de reducir el riesgo de infección/reinfección y hospitalización  por SARS-CoV-2  como medio esencial para reducir el riesgo  de las complicaciones tardía y de pérdida de salud a largo plazo.

Las medidas para reducir el riesgo de secuelas postagudas y a largo plazo en personas con infección por SARS-CoV-2 deben ser la base  principal de la política de salud pública. Reducir el riesgo de infección y transmisión con  nuevas vacunas actualizadas ( preferentemente NO basadas en plataformas mRNA por lo expuesto en este artículo anteriormente) cuya eficacia sea confirmada previo a su uso masivo puede ser una vía estratégica fundamental para reducir el riesgo de pérdida de salud a largo plazo en las poblaciones. El uso de tratamientos virucidales efectivos  cuya eficacia y seguridad ha sido bien documentada como La Tripleta (J. Immunobiology 6:4,2023) y otros  por descubrir, además de facilitar el acceso a ellos en todo el mundo, también puede ayudar  mucho a reducir la carga de la pérdida de salud y frenar algunas de las complicaciones a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2.

Para aquellos que ya se han visto afectados con las complicaciones tardías del virus SARSCoV-2, los resultados de Bowen y colaboradores , que proporcionan una caracterización temporal de los riesgos y cargas de 80 secuelas en todos los sistemas de órganos, pueden ser útiles para informar las vías de atención (es decir, qué atención pueden necesitar las personas y en qué momento de la trayectoria de su enfermedad) y planificación de la capacidad del sistema de salud. Los hallazgos también deben interpretarse dentro del conjunto más amplio de evidencia que se ha acumulado sobre los efectos postagudos y a largo plazo del SARS-CoV-2 en la salud. Recientemente, al postular que las complicaciones tardías de la infección por SARSCoV-2 y las reacciones severas a las vacunas basadas en mRNA son principalmente debidas a una vasculitis trombótica, también hemos sugerido un esquema racional de tratamiento para estas complicaciones basado en el uso de corticoides,anticoagulantes,anti-adhesivos plaquetarios y rapamicina (J Infect Dis Ther S4:003,2023).

Está claro que la carga de la pérdida de salud no solo afectará a los pacientes y su calidad de vida, sino que también contribuirá potencialmente a una disminución de la esperanza de vida y puede afectar la participación laboral, la productividad económica y el bienestar social.

Los hallazgos de que el SARS-CoV-2 provoca efectos postagudos y a largo plazo en la salud deben enmarcarse en el contexto más amplio de las enfermedades crónicas asociadas a infecciones: que las infecciones (virales y no virales) pueden provocar enfermedades postagudas y crónicas y que es probable que haya un nexo bidireccional entre las enfermedades no transmisibles y las enfermedades infecciosas, en el sentido de que las enfermedades no transmisibles a menudo aumentan el riesgo de infección y de resultados adversos después de la infección y que una infección viral puede conducir a la aparición de enfermedades no transmisibles de nueva aparición.

Los hallazgos de Bowen y colaboradores y de Noé y colegas, nos han proporcionado inequívocamente  con una nueva visión de la infección por el virus SARSCoV-2 y sus consecuencias en la salud pública: son claramente las secuelas/complicaciones tardías secundarias a la infección por este virus lo que implica la gravedad de esta infección sobre la salud pública mundial y nó la infección aguda que tiene una muy baja  tasa de mortalidad en la población en general.

Los datos de Bowen y colegas se muestran en las 4 figuras abajo.

Figura 1.

 

La primera columna incluye el riesgo debido al COVID-19 del resultado por períodos de tiempo de 30 a 90, 91 a 180, 181 a 360, 361 a 540 y 541 a 720 días después de la infección. El punto representa el riesgo relativo, mientras que las barras de error corresponden a los intervalos de confianza del 95%. La segunda columna incluye la tasa de AVAD por cada 1.000 personas cada 30 días por período de tiempo. El centro de la barra vertical representa la tasa de AVAD, mientras que las barras de error corresponden a los intervalos de confianza del 95%. Los anchos de las barras difieren según la duración del período de tiempo. No se realizaron ajustes para comparaciones múltiples para los análisis preespecificados. Los riesgos y AVAD que no difieren significativamente del control están marcados con NS.

La tercera columna presenta los AVAD acumulados por cada 1.000 personas dos años después de la infección. El centro de la barra horizontal representa la tasa de AVAD acumulada, mientras que las barras de error corresponden a intervalos de confianza del 95%. No hospitalizados por COVID-19 (n = 118.238), hospitalización por COVID-19 (n = 20.580) y grupo control (n = 5.985.227). Los resultados están ordenados de arriba a abajo según los AVAD acumulados más grandes dos años después de la infección en la cohorte general de COVID-19. NS, no significativo

 

Figura 2.

 

Incidencia acumulada definida como al menos una secuela dentro de ese sistema de órganos; b, AVAD acumulados por secuelas en un sistema de órganos. Presentado para COVID-19 en general (n = 138,818) y por entorno de atención de la fase aguda de la enfermedad (no hospitalizados (n = 118,238) y hospitalizados (n = 20,580)) a los 2 años después de la infección. El centro de las barras horizontales representa la magnitud de la incidencia o AVAD por cada 1.000 personas dos años después de la infección y está etiquetado numéricamente. Cada gráfico está ordenado de forma descendente. Las barras de error representan intervalos de confianza del 95%.

Figura 3.

 

Porcentaje de AVAD acumulados a los 2 años aportados desde el primer y segundo año después de la infección; b, AVAD acumulados por cada 1.000 personas en el primer y segundo año después de la infección. Gráficos presentados para COVID-19 no hospitalizados n= 118,238), COVID-19 hospitalizados (n = 20,580) y COVID-19 general (n = 138,818) en comparación con el grupo de control (n = 5,985,227).

Los riesgos relativos por días después de la infección se representan gráficamente para períodos de 30 a 90, 91 a 180, 181 a 360, 361 a 540 y 541 a 720 días después de la infección, etiquetados según el último día durante el período de tiempo correspondiente. El riesgo relativo se incluye en el texto para cada período y resultado. Se estimaron los riesgos relativos para COVID-19 en general (n = 138,818) en comparación con un control no infectado (n = 5,985,227). Las secuelas se agrupan por sistema de órganos. CICM: miocardiopatía isquémica; EK, enfermedad renal crónica. NS, no significativo.

Figura 4.

 

La primera columna incluye el riesgo del resultado debido a COVID-19 por períodos de tempo de 30 a 90, 91 a 180, 181 a 360, 361 a 540 y 541 a 720 días después de la infección. El punto representa el riesgo relativo, mientras que las barras de error corresponden a los intervalos de confianza del 95%. La segunda columna incluye la tasa de AVAD por cada 1.000 personas cada 30 días por período de tiempo. El centro de la barra vertical representa la tasa de AVAD, mientras que las barras de error corresponden a los intervalos de confianza del 95%. Los anchos de las barras difieren según la duración del período de tiempo. La tercera columna presenta los AVAD acumulados por cada 1.000 personas durante la fase posaguda dos años después de la infección. El centro de la barra horizontal representa la tasa de AVAD acumulada, mientras que las barras de error corresponden a intervalos de confianza del 95%. No se realizaron ajustes para comparaciones múltiples para los análisis preespecificados. Los resultados están ordenados de arriba a abajo según los AVAD acumulados más grandes dos años después de la infección. La barra horizontal representa la tasa de AVAD acumulada, mientras que las barras de error corresponden a los intervalos de confianza del 95%. COVID-19 general (n = 138.818) y grupo control (n = 5.985.227).

(Ronald Palacios Castrillo, M.D.,PhD. – eju.tv)


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Abrir chat
Hola 👋 gracias por visitar nuestro sitio web,
En que podemos ayudarte?